Hemlock Grove, la serie de terror más desaprovechada de Netflix

Hemlock Grove, un pueblo industrial de Pensilvania donde la todopoderosa y extraña familia Godfrey controla el capital económico. Roman Godfrey (Bill Skarsgard y su perturbadora madre (Famke Janssen) ocultan muchos y terribles secretos...
No se comprende fácilmente lo que sucede con Hemlock Grove. La serie que podía ser un punto de vista fresco original sobre viejos mitos y leyendas sobrenaturales, se va convirtiendo en un bostezo continuo. "HG" Se queda anclada en un estilo muy años noventa, como una mala imitación de David Lynch. Algo que series como Carnivale supieron llevar a su terreno mucho mejor.


La serie, una producción de Eli Roth, fue cancelada tras su tercera temporada, aunque el director de Cabin Fever o Hostel ha amenazado con llevarla a otras plataformas como HBO diciendo que "Hemlock Grove no encaja en la definición de una serie Netflix" (Roth tendría que aceptar que su serie encaja mejor como un telefilme largo y poco más). De lo poco salvable de Hemlock G. es Bill Skarsgard, el futuro payaso de "IT" que supo dotar a su personaje de una personalidad magnética y extraña, y obviamente Famke Janssen haciendo lo que mejor sabe hacer, intimidar y asustar al sexo masculino como muy pocas actrices actuales han logrado.

Hemlock Grove es un desperdicio increible de buenas ideas, servidor aguantó la primera temporada y tras su "revelación final" he preferido olvidarme de ella y de las otras dos temporadas que tiene en Netflix. Un tremendo fiasco. No pierdan su tiempo y que descanse en paz.