Maniac, loco viaje a lo más profundo de la mente.


Lo nuevo de Cary Joji Fukunaga se esperaba con muchas ganas, no solo por contar con Emma Stone y Jonah Hill, dos de los actores con más talento de los últimos tiempos, Maniac promete marcar un antes y un después en Netflix.

Vamos a terapia...

Annie Landsberg (Emma Stone) y Owen Milgrim (Jonah Hill) son dos desconocidos que participan en un misterioso ensayo farmacéutico, pero las cosas no salen según lo previsto y la "terapia" puede acabar con sus vidas...


Maniac quizás no guste al usuario de Netflix, No es una serie con varias temporadas, el estilo narrativo es enrevesado y puede llegar a ser confusa, la nueva serie nos ofrece ciencia ficción con un humor muy particular, más cercano al "indie" que a una producción millonaria. 

Hay que reconocer el esfuerzo en recrear el particular universo de Maniac, una estética retrofuturista muy particular, como si en un punto clave de los años 80, nuestro mundo hubiera tomado otra dirección: Robots, televisores de tubo, viajes espaciales y empresas que te venden "amigos" con la obligación de escuchar publicidad mientras te relacionas con ellos... La verdad que te quedas con ganas de saber más acerca de esta realidad alternativa o de que surjan historias relacionadas.




El espectador que haya visto Origen de Nolan, encontrará alguna que otra referencia al tema de los sueños, el subconsciente, pero el mundo "mental" de Maniac se parece más a una partida de Ready Player One, que a las aventuras de Di Caprio. Emma Stone y Jonah Hill nos ofrecen a dos personajes singulares con su traumas personales que tienen una química muy particular. Sally Field sabe llevarse al espectador cuando aparece y un cómico Justin Theroux también hace lo suyo.

Maniac es una demostración de calidad y libertad creativa que se tiene que disfrutar con calma y buenos alimentos y que si funciona bien, puede suponer un cambio importante en el formato de las series de Netflix.